La pesadilla de toda camarera son esos babosos que se quedan a ?ltima hora en el bar y dan la brasa que no veas, pero una vez entre un mill?n puede que a un baboso le salga bien la jugada. Helly Doll estaba cerrando el bar pero por mala suerte se le hab?a quedado un colgado que no se quer?a ir, como Asia ten?a unas ganas enormes de irse, habl? con el fiestero y llegaron a un acuerdo, ella le ense?aba el culo y ?l se piraba. Poquito a poquito le fue ense?ando el culito, una cosa llevo a la otra y acabaron follando en los sillones de la discoteca, uno de esos polvazos inesperados a altas horas de la noche.
 
 
Download
Uploaded
 
297 MB